En una clase de geografía la profesora le preguntó a una niña:

-“¿Cómo es la Tierra?”

La niña no contestaba, así que para animarla un poco la maestra añadió: “¿Plana?”

-“No” -respondió esta vez la niña con convicción.

Más esperanzada, la profesora la ayudó con otra pregunta.

-“¿Te parece que el mundo es redondo?”

-“No” -contestó.

-“Entonces, ¿cómo es?” -insistió la maestra, sorprendida.

-“Retorcido” -dijo la alumna. “Mi padre siempre dice que el mundo está muy retorcido”

“QUE RETORCIDO Y COMPLICADO HACEMOS NUESTRO MUNDO… CUANDO DIOS TODO LO HA HECHO BIEN BUSCANDO NUESTRA FELICIDAD”

¡BUSCA LA SENCILLEZ… Y SERÁS FELIZ!

Anuncios