Un matrimonio bautizó con la palabra “Increíble” a su hijo, porque tenían la certeza que haría increíbles cosas a lo largo de su vida.

Lo cierto es que, lejano a aquel mandato familiar, Increíble tuvo una vida equilibrada y tranquila.

Se casó y fue fiel a su esposa durante setenta años.

Los amigos le hacían todo tipo de bromas, porque su nombre no coincidía con su estilo de vida. 

Justo antes de morir, Increíble le pidió a su esposa que no pusiera su nombre en la lápida, para evitar cualquier tipo de bromas.

Cuando murió, la mujer obedeció el pedido, y puso, humildemente: “Aquí yace un hombre que le fue fiel a su mujer durante setenta años”.

Cuando la gente pasaba por ese lugar del cementerio, leían la placa y decían: “¡Increíble!”

Anuncios