Dos hombres se dedicaron un día entero a cortar leña.

Uno de ellos trabajó sin detenerse a descansar, y junto una pila de leños bastante grande.

El otro lo hizo durante lapsos de cincuenta minutos, con otros intercalados de diez minutos en los que descanso.

Al terminar sin embargo tenía una pila de leños mucho mayor.

¿Como pudiste cortar tanta leña? le preguntó el hombre que trabajó sin descanso.

El otro hombre le contestó: “Mientras descansaba, afilaba el hacha”

Anuncios