Una niña de 4 años estaba en la consulta con su pediatra.

Mientras el doctor le revisaba los oídos, le preguntó: ¿Crees que dentro de tus oídos encontraré al pato Lucas?

La niña permaneció en silencio.

El doctor también le miró la garganta y le preguntó: ¿Crees que ahí dentro encontraré al monstruo galletero?

Y de nuevo la niña no contestó nada.

El doctor se puso a revisar el pecho de la niña y mientras escuchaba su corazón le preguntó: ¿Crees que escucharé al Pájaro Abelardo ahí dentro?

“Oh no, -contestó la niña. El Pájaro Abelardo está pintado en mis zapatos. En mi corazón está Dios“.

Anuncios