Un niño estaba intentando conseguir un papel en una obra de teatro que se iba a representar en su colegio.

Había puesto su corazón en ello.

Cuando repartieron los papeles de la obra, el niño salió corriendo hacia su casa con los ojos brillantes de orgullo y una gran emoción.

Cuando llegó a casa, dijo entusiasmado a su mamá: “Adivina qué mamá… He sido elegido para aplaudir y animar“.

Anuncios