Paseaba un día el gran sabio Newton con uno de sus amigos, cuando éste le pidió una prueba de la existencia de Dios.

Newton levantó inmediatamente las manos al cielo y exclamó:

“¡Mírala!”

Anuncios