Hay un dicho en China que dice así:

“Si te encuentras con alguien que dice que no cree en el poder de la oración, mételo en una barca sin remos mar a dentro.

Vas a ver que pronto se pone a rezar”.

Anuncios