Hablando sobre la violencia y la paz, el profesor pidió a sus alumnos que dibujaran en un papel el arma más temible que tenía el ser  humano, y que según ellos,  más destrucción causaba.

Mientras la dibujaban, el profesor fue paseándose por entre los pupitres mirando cómo hacían la actividad.  Unos dibujaban tanques, misiles, otros bombas atómicas y cosas por el estilo. Pero se fijó que una niña estaba dibujando algo que le dejó bastante sorprendido. Se trataba de la silueta de un corazón.

Quizá no había entendido bien la actividad que había que hacer, así que se acercó a ella disimuladamente y le preguntó lo  que  significaba aquel  dibujo, y ella respondió:

Cuando lo haya pintado de color negro será el arma más temible que pueden tener las personas…

El  profesor se dio cuenta de que aquella niña había comprendido mejor que nadie lo que había que hacer.  Al final su dibujo superó al de todos sus compañeros.

“No hay nada más temible que un corazón sin amor”

Anuncios