Un hombre se fabricó unas alas con plumas de avestruz, subió al campanario y se lanzó al aire.

Cuando lo recogieron, con las piernas rotas, explicó que había caído por culpa de las plumas que pesaban demasiado.

—La próxima vez —dijo— volaré sin alas.

Anuncios