La reina le dijo un día: –– “No me queda más dinero para darle”.
El santo le respondió: –– “¿Y esas joyas que lleva en los dedos y en el cuello y en las orejas?”.
Ella le regaló también sus joyas, para los pobres.
Anuncios