Resultado de imagen de por qué diosCuántas veces, cuando llegan las adversidades, lo primero que hacemos es preguntarle a Dios: ¿Por qué?. 

Nos gusta que la  vida pase sin sobresaltos, tranquila y despreocupadamente; cuando se acerca la  contrariedad, el sufrimiento, el dolor, parece que se nos cae el mundo encima.

Sin embargo, es ley de vida: nadie vive siempre entre satisfacciones y nadie vive siempre en medio de contratiempos. 

La vida está entretejida de momentos que consideramos buenos y de otros que consideramos malos.

Los cristianos sabemos que Dios no es cruel, que no se regocija de nuestros males, que no nos los manda para fastidiarnos; él sabe que los momentos difíciles de nuestra vida nos ayudan a madurar, a robustecer nuestra personalidad, a saber caminar en luz y en tinieblas y a dar solidez a nuestra fe.

“Todo será útil a su tiempo” (Eclesiástico 39,16)
Anuncios