Archive for mayo, 2018


Un grupo de estudiantes de Geografía estudiaba las siete maravillas del mundo.  Al término de la clase se les pidió hacer una lista de las que ellos consideraban deberían ser realmente las Siete Maravillas del Mundo.

A pesar de algunos desacuerdos, la mayoría votó por lo siguiente: Las Pirámides de Egipto, El Taj Mahal, El Gran cañón, El Canal de Panamá, El Empire State, La Basílica de San Pedro, La Muralla China.

Mientras se hacía la votación el profesor notó que una estudiante permanecía callada y no había entregado aún su lista.  Así que le preguntó si tenía algún problema para hacer su elección.  La muchacha tímidamente respondió:

—”Sí, un poco.  No puedo decidirme pues son tantas las maravillas”.

El maestro dijo: —”Bueno, dinos lo que has escrito y tal vez podamos ayudarte”.

La muchacha titubeó y después leyó: —”Creo que las Siete Maravillas son: Poder tocar, poder saborear, poder ver, poder escuchar…”

Titubeando un poco continuó: —”Poder sentir, poder reír y… poder amar”.

Al terminar de leerlas el salón de clase quedó en un silencio absoluto.

Anuncios

Resultado de imagen de hombre en el jardínCuenta una historia del folclore alemán que un hombre, al despertar, se dio cuenta de que su hacha habí­a desaparecido. Furioso, pensando que su vecino se la habí­a robado, se pasó el resto del dí­a observándolo.

Vio que tení­a maneras de ladrón, andaba furtivamente como un ladrón y susurraba como un ladrón que pretende esconder su robo. Estaba tan convencido de su sospecha, que decidió entrar en casa, cambiarse de ropa, e ir a la comisarí­a a poner una denuncia.

Sin embargo, nada más entrar, encontró el hacha -que su mujer habí­a colocado en otro lugar-. El hombre volvió a salir, examinó nuevamente a su vecino, y comprobó que andaba, hablaba y se comportaba como cualquier persona honesta.

“La sospecha transforma al ser humano”

Resultado de imagen de niños lenguaje de signosMi hijo de 11 años, habla con fluidez el lenguaje de signos.
 
El motivo es que su mejor amigo, Jaime, con el que se ha criado desde que era un bebé, es sordo.
 

Podremos tener diferentes facciones, culturas, estilos y hasta formas de vestirnos.

Pero hay un lenguaje que todos entendemos, un lenguaje universal que no entiende de sexo, raza o clase social: El lenguaje del amor.

historias de amor El día en el que mis padres
celebraban su
50 aniversario de boda,
mi madre sonrió y le dijo a mi padre:

“Ojalá te hubiera conocido antes”.

Resultado de imagen de mujer y marido en silla de ruedasUna mujer que llevaba varios años en silla de ruedas golpeó el marco de la puerta al pasar con ella al salón donde estaba su marido.

Enfadada por el golpe, le dijo a su marido: “Eres la única razón por la que quiero liberarme de esta cosa”.

El marido se levantó, la besó en la frente y le dijo: “Cariño, yo ni siquiera la veo”.

historias de amor cortasEl otro día mi hija de 8 años me abrazó y me dijo: “Eres la mejor mamá del mundo entero”.

Sonreí y sarcásticamente le pregunté:

“¿Cómo lo sabes? No has conocido a todas las mamás del mundo”. 

Me apretó más fuerte y dijo:

“No hace falta. Tú eres mi mundo”.

El abuelo tiene la sabiduría del que es mayor, del que ha vivido un tramo largo de la vidaUn abuelo, con 75 años y casi ciego por las cataratas, le decía a su nieto: “Tu abuela es la mujer más hermosa, ¿a que sí?”.

El nieto se quedó pensando por un momento y luego le dijo: “Sí. Seguro que de tanto verla ya te habrás acostumbrado”.

El abuelo contestó: “Cariño, ahora veo más su belleza que cuando eramos jóvenes”.

El tiempo pone a cada ................

“¿Qué ves?”

Cuenta una antigua historia, que una vez un hombre muy rico fue a pedirle un consejo a un Resultado de imagen de hombre frente a espejoanciano muy sabio.

El anciano le tomó de la mano, lo acercó a la ventana y le dijo -“Mira”-.

El rico miró por la ventana a la calle.

El anciano le preguntó: -“¿Qué ves?”-.

El hombre le respondió: -“Veo gente”-.

El anciano volvió a tomarlo de la mano y lo llevó ante un espejo y le dijo: -“¿Qué ves ahora?”-.

El rico le respondió: -“Ahora me veo yo”.

-“¿Entiendes? En la ventana hay vidrio y en el espejo hay vidrio. Pero el vidrio del espejo tiene un poco de plata. Y cuando hay un poco de plata uno deja de ver gente y comienza a verse solo a sí mismo”.

[galeote.bmp]

Hace muchos años el Virrey de Nápoles hizo una visita a Barcelona (España). En el puerto había un barco de remos, una galera, con prisioneros condenados a remar, castigo usual para la época. El Virrey se acercó a los prisioneros y les preguntó qué había pasado, qué los había llevado a estar ahora en esta situación. Así escuchó de primera voz terribles historias.

El primer hombre dijo que estaba allí porque un juez aceptó un soborno de sus enemigos y lo condenó injustamente. El segundo dijo que sus enemigos habían pagado a falsos testigos para que lo acusaran. El tercero dijo que había sido traicionado por su mejor amigo, quien escapó de la justicia dejándolo. Y así por el estilo.

Finalmente el Virrey dio con un hombre que le dijo: “Mi Señor, yo estoy aquí porque lo merezco. Necesitaba dinero y le robé a una persona. Estoy aquí porque merezco estarlo.”

El Virrey quedó absolutamente sorprendido y volviendo sobre el capitán del navío de esclavos dijo: “Aquí tenemos a todos estos hombres que son inocentes, están aquí por injustas causas, y aquí este hombre malvado en medio de todos ellos. Que lo liberen inmediatamente, temo que pueda infectar a los demás”.

De esta manera el hombre que se había confesado culpable fue liberado y perdonado, mientras que aquellos que continuaban excusándose a si mismos volvieron a los remos.

“El que encubre sus pecados no prosperará, mas el que los confiesa y los abandona hallará misericordia”. (Proverbios 28,13)