Imagen relacionadaA un hombre que se dedicaba a tallar madera le contrataron en las obras de una catedral.

Hizo unas obras preciosas. Pero, en una de las vigas interiores del techo, talló una imagen realmente espectacular.

“¿Cómo te has esforzado tanto en esto? ¿No te das cuenta de que nadie lo va a ver?”, le dijeron.

“Precisamente por eso”, respondió, “esto es lo que va a ver sólo Dios. Por eso tiene que ser lo mejor”.

¡Qué difícil es el trabajo escondido, cuidar esos detalles de los que nadie va a darse cuenta! Sin embargo, es precisamente ahí donde se demuestra el amor más grande, aquel que actúa sin esperar nada a cambio.

Anuncios