Tag Archive: dinero


Imagen relacionadaUn día un discípulo le preguntó a un gran sabio anciano: – “Quiero saber, ¿qué es lo más curioso de los seres humanos?”

“Que piensan siempre al contrario” – respondió el anciano.

“Tienen prisa por crecer, y después suspiran por la infancia perdida”.

“Pierden la salud para tener dinero, y luego pierden el dinero para obtener salud”.

“Piensan tan ansiosamente en el futuro que descuidan el presente, y así, no viven ni el presente ni el futuro”.

“Viven como si no fueran a morir nunca y mueren como si no hubiesen vivido”.

Anuncios

[galeote.bmp]

Hace muchos años el Virrey de Nápoles hizo una visita a Barcelona (España). En el puerto había un barco de remos, una galera, con prisioneros condenados a remar, castigo usual para la época. El Virrey se acercó a los prisioneros y les preguntó qué había pasado, qué los había llevado a estar ahora en esta situación. Así escuchó de primera voz terribles historias.

El primer hombre dijo que estaba allí porque un juez aceptó un soborno de sus enemigos y lo condenó injustamente. El segundo dijo que sus enemigos habían pagado a falsos testigos para que lo acusaran. El tercero dijo que había sido traicionado por su mejor amigo, quien escapó de la justicia dejándolo. Y así por el estilo.

Finalmente el Virrey dio con un hombre que le dijo: “Mi Señor, yo estoy aquí porque lo merezco. Necesitaba dinero y le robé a una persona. Estoy aquí porque merezco estarlo.”

El Virrey quedó absolutamente sorprendido y volviendo sobre el capitán del navío de esclavos dijo: “Aquí tenemos a todos estos hombres que son inocentes, están aquí por injustas causas, y aquí este hombre malvado en medio de todos ellos. Que lo liberen inmediatamente, temo que pueda infectar a los demás”.

De esta manera el hombre que se había confesado culpable fue liberado y perdonado, mientras que aquellos que continuaban excusándose a si mismos volvieron a los remos.

“El que encubre sus pecados no prosperará, mas el que los confiesa y los abandona hallará misericordia”. (Proverbios 28,13)

“Dos asnos”

Imagen relacionadaUn rico ateniense le pidió a Sócrates (471-399 a. C.) que se encargara de la educación de su hijo.

 

El filósofo le dijo que le cobraría quinientos dracmas, pero al rico le pareció mucho dinero.

—”¡Es mucho dinero! Por esa cantidad podría comprarme un asno”.

—”¡Efectivamente, le aconsejo que lo compre, así tendrá dos!”.

Imagen relacionadaConversaba un hombre rico y alejado de la fe con un sacerdote, el futuro Cardenal Newman, ya convertido del anglicanismo a Roma.

El rico se ufanaba de sus riquezas y de su indiferencia religiosa. Newman tomó una hoja de papel y escribió: «Dios».

– ¿Ve lo que he escrito en la hoja?

El avaro contestó afirmativamente.

Entonces el sacerdote tomó una moneda de oro, la colocó sobre la palabra escrita y preguntó de nuevo: – ¿Ve usted ahora lo que he escrito hace un momento?

– No, ahora sólo veo el dinero.

– En efecto, la riqueza ciega, impide ver a Dios, ¿no le parece?

La reina le dijo un día: –– “No me queda más dinero para darle”.
El santo le respondió: –– “¿Y esas joyas que lleva en los dedos y en el cuello y en las orejas?”.
Ella le regaló también sus joyas, para los pobres.