Tag Archive: joven


piedra rioUn monje muy sabio estaba rezando a la orilla del río, cuando llegó un hombre joven y le dio dos enormes perlas, como prueba de respeto y devoción.

El monje abrió los ojos y tomó una de ellas con tan poco cuidado, que ésta rodó hasta caer al río.

Horrorizado, el joven se zambulló en el agua para recuperarla. Buceó sin tregua hasta la noche pero no consiguió dar con ella. Al fin, completamente empapado y exhausto, sacó al monje de su oración y le dijo: ¡Tú viste donde cayó!. ¡Indícame el lugar exacto para que yo pueda encontrarla!

El anciano monje tomó la otra perla, la lanzó al río y dijo: “Justo allí”.

Anuncios

Resultado de imagen de dibujo pez pequeño“Usted perdone”, le dijo un pez a otro,”es usted más viejo y con más experiencia que yo, y probablemente podrá usted ayudarme. Dígame: ¿dónde puedo encontrar eso que llaman océano? He estado buscándolo por todas partes, sin resultado”.

  • “El Océano”, respondió el viejo pez, “es dónde estás ahora mismo”.

“¿Esto?, pero si esto no es más que agua… lo que yo busco es el Océano”, replicó el joven pez totalmente decepcionado, mientras se marchaba nadando a buscar en otra parte.

¡Abre tus ojos y mira! ¡Deja de buscar fuera lo que está dentro!

Aprovecha tu vida disfrutando de tu familia, tus amigos, tu realidad…

¡Ese es tu océano!

Resultado de imagen de el sembrador de datilesEn un oasis en el desierto, se encontraba un anciano de rodillas, a un costado de algunas palmeras datileras.

Un joven mercader, se detuvo en el oasis a abrevar sus camellos y vio al anciano, que parecía cavar en la arena.

Tras saludar al anciano, le preguntó con curiosidad: -“¿Qué haces aquí, con esta temperatura, y esa pala en las manos?”.

-“Siembro” -contestó el viejo.

-“¿Qué siembras aquí?”.

-“Dátiles” -respondió el anciano mientras señalaba a su alrededor el palmar.

-“¡Dátiles! El calor te ha dañado el cerebro, querido amigo. Ven, deja esa tarea y vamos a la tienda a beber una copa de licor”.

–”No, debo terminar la siembra. Luego si quieres, beberemos”.

El joven dijo al anciano: -“Mira, amigo, los datileros tardan más de cincuenta años en crecer y sólo cuando son palmeras adultas están en condiciones de dar frutos. Yo no te deseo ningún mal, pero tú eres ya anciano y sabes que difícilmente puedas llegar a cosechar algo de lo que hoy siembras. Deja eso y ven conmigo.”

El anciano contestó: -“Joven, yo comí los dátiles que otro sembró, otro que tampoco soñó con probar esos dátiles. Yo siembro hoy, para que otros puedan comer mañana los dátiles que hoy planto.”

-“Me has dado una gran lección. Déjame que te pague con una bolsa de monedas esta enseñanza que hoy me diste” – y diciendo esto, le puso en la mano al viejo una bolsa de cuero.

-“Te agradezco tus monedas, amigo. Ya ves, tú decías que no llegaría a cosechar lo que sembrara. Y sin embargo, mira, todavía no termino de sembrar y ya coseché una bolsa de monedas y la gratitud de un amigo.”

Resultado de imagen de dibujos preso carcelNasser era un joven con una vida difícil inmersa en la delincuencia que le llevó a la cárcel, preso en una celda minúscula y llevando una vida rutinaria.

Totalmente hundido en la tristeza y desesperanza, una noche escuchó una voz en su interior que le decía que estaba sufriendo sin sentido, que nunca había hecho nada bien en la vida y que en realidad nadie le esperaba fuera de la cárcel. Y esa ‘voz’ le ofreció una solución.

Nasser decidió que iba a suicidarse y así pasó aquella noche. “Pero al día siguiente después del paseo, oí pasos y una llave y un guardia me pidió que me acercara porque ‘alguien estaba allí”.

Era la visita inesperada de un ángel, un capellán de unos sesenta años que iba por las celdas. “Nunca olvidaré sus ojos llenos de bondad y caridad. Nunca nadie me había mirado así“. Me dio la mano, nos miramos y me dio una Biblia. La tomé y continuamos mirándonos fijamente.

Cuando se fue tenía la Biblia en la mano. Me senté en la cama y empecé a leer. La lectura se prolongó durante todo el día y los días siguientes. “Allí descubrí a Jesucristo”.

No dejaba de pensar en la conexión entre la escena de aquella voz interior y la llegada de este capellán. “Algo en mí se había abierto, una sensación que nunca había experimentado”.

Tras su conversión todo cambió, desechó ya la idea del suicidio, su vida cobró un sentido nuevo y su día a día rutinario ya no era insoportable. Seguía leyendo la Biblia y llevando la vida de Jesús a su vida.

Cuando salió de prisión decidió bautizarse. “Hoy en día doy gracias todos los días por esta visita inesperada en un momento tan oscuro de mi vida”.

Nasser recuerda que el día de su bautizo alguien le dijo: “ahora eres como un recién nacido”. Y es verdad, “soy una persona nueva. ¡El Señor me recogió del fondo del abismo y me ofrece una segunda vida, una nueva vida!“.

Esta es la clave: ¡Experimentar la misericordia de Dios, capaz de transformar la muerte en vida!

Resultado de imagen de agencia de publicidadUn joven presentó su candidatura a un trabajo en una agencia de publicidad.

Tras analizar atentamente su currículum, le dijeron:

-Su currículum está lleno de incoherencias, medias verdades y completas mentiras…

 

¡Está usted admitido!