Tag Archive: madre


Resultado de imagen de prohibido quejarsePensaba que mi vida no iba bien. Sentía que algo siempre me faltaba. Entonces hablé con Dios.

– Me quejé de lo que me salió mal en el trabajo, pero no agradecí las manos que tengo para trabajar.

– Me quejé de tener que soportar el ruido de mis hermanos, pero no agradecí por tener una familia.

– Me quejé cuando no tenía lo que más me gustaba para comer, pero olvidé agradecer el hecho de tener qué comer.

– Me quejé por mi salario, cuando miles ni siquiera tienen uno por estar parados.

– Me quejé porque no apagaban la luz de mi cuarto al salir, pero no pensé en que muchos no tienen hogar donde tener alguna luz encendida.

– Me quejé por no poder dormir un poquito más, olvidando a quienes darían todo por tener su cuerpo sano para poder levantarse.

– Me quejé porque mi madre me reprendía, cuando millones desearían tenerla viva para poder honrarla y abrazarla.

– Me quejé porque no tenía tiempo, cuando me pidieron que diera catequesis sobre Jesús, olvidando el privilegio que es poder hablar a otros de su infinito Amor.

Dios me iluminó en esa conversación y entonces comprendí mi egoísmo y lo ingrato que he sido con Él. Fue entonces cuando comencé a agradecerle todas las cosas que había olvidado, y aún más de aquellas por las que tanto me quejaba.

Recuerda: “Pobre del que, al final del día, no sepa qué agradecer ni a Quien”.
¡Que Dios te bendiga! Y ya sabes… ¡no te quejes!
Anuncios

“La dulzura de Dios”

Resultado de imagen de la dulzura de diosUn día, la profesora, preguntó a los niños quién sabría explicar quién es Dios.

Uno de los niños levantó el brazo y dijo: “Dios es nuestro Padre, Él hizo la tierra, el mar y todo lo que está en ella; nos hizo como hijos suyos”.

La profesora queriendo buscar más respuestas fue más lejos. “¿Cómo sabéis que Dios existe si nunca lo habéis visto?” La clase quedó en silencio.

Un niño muy tímido, alzó la mano y dijo: “Mi madre me dijo que Dios es como el azúcar en la leche que ella me prepara todas las mañanas. Yo no veo el azúcar que está dentro de la taza de leche, pero si ella no pone el azúcar, la leche queda sin sabor. Dios existe y está siempre en medio de nosotros, sólo que no lo vemos. Pero si Él no está, nuestra vida queda sin sabor”.

La profesora sonrió y dijo: “Muy bien, yo os he enseñado muchas cosas, pero tú, me has enseñado algo más profundo que todo lo que yo ya sabía. Ahora sé que Dios es nuestra azúcar y que está todos los días endulzando nuestras vidas”.

Le dio un beso y salió sorprendida con la respuesta de aquel niño.

Y tú, ¿has descubierto ya a Dios en tu vida?

historias de amor El día en el que mis padres
celebraban su
50 aniversario de boda,
mi madre sonrió y le dijo a mi padre:

“Ojalá te hubiera conocido antes”.

historias de amor cortasEl otro día mi hija de 8 años me abrazó y me dijo: “Eres la mejor mamá del mundo entero”.

Sonreí y sarcásticamente le pregunté:

“¿Cómo lo sabes? No has conocido a todas las mamás del mundo”. 

Me apretó más fuerte y dijo:

“No hace falta. Tú eres mi mundo”.

El primer día de colegio, un policía patrullaba con su vehículo los alrededores del colegio.
De pronto vio a una madre con su joven hijo. Ella estaba tratando de ponerle la corbata a su hijo, pero sin éxito.
El policía detuvo su coche, bajó y salió a ayudar a la madre.
El policía tomó la corbata, le hizo un nudo fácil, simple y elegante.
Después se acercó al apuesto jovencito y le puso la corbata mientras este sonreía.
La madre y el jovencito se lo agradecieron.
Las pequeñas cosas en la vida son las que tienen más impacto. La bondad, la amabilidad y el servicio nunca pasan de moda.
Que todos podamos salir y hacer el bien a los demás.
(historia real en Los Ángeles CA)

Imagen relacionada“Un día estaba recorriendo las calles de Londres y vi a un hombre totalmente borracho.

Tenía un aspecto triste y miserable.

Me acerqué a él y le tomé su mano.

– Mi mano está siempre caliente -, la apreté y le pregunté: “¿Cómo está?”

Me respondió: “¡Ah! ¡hace mucho tiempo que no sentía el calor de una mano humana!”.

¡Y su rostro se iluminó. Su cara era diferente!.

“Lo único que quiero decir es que los pequeños detalles, hechos con gran amor, llevan a la alegría y a la paz”.

Santa Teresa de Calcuta
Resultado de imagen de madre teresa de calcutaUna señora, impresionada por ver a la Madre

Teresa de Calcuta bañar a un leproso, le dijo:

– “Yo no bañaría a un leproso ni por un millón

de dólares”.

La Madre Teresa le contestó:

– “Yo tampoco porque a un leproso solo se

le puede bañar por amor”.

Beata Madre Teresa de CalcutaEn una ocasión algunas religiosas que la Madre Teresa de Calcuta visitaba en cierto país, hablaron con ella, y como tenían mucho trabajo consideraban que debían reducir el tiempo de oración.

La Madre Teresa les preguntó: 

– “¿Cuánto tiempo oran al día?”

Una de las religiosas le contestó: 

– “Una hora”.

– “Muy bien -dijo la Madre Teresa-, a partir de mañana que sean dos”.

Resultado de imagen de feliz dia de la madre gifsResultado de imagen de feliz dia de la madre cristiana gifs

Ayer fue el día más triste de mi vida: fue el funeral de mi madre. Cuando miré su dulce y adorable cara y su cabello plateado por el tiempo, me di cuenta que esa sería la última vez que la vería. Muchos pensamientos vinieron entonces a mi mente.

Cuando por las tardes o las noches no teníamos quien nos cuidara a los niños, acudíamos a mi madre porque no queríamos perdernos la película de cine o la fiesta en casa del amigo. Ella nunca se negó, jamás nos dijo que tenía otros planes o yo no quise darme cuenta.

En una ocasión me prometí llevarla a ver las películas que le gustaban. Pero nunca compré la entrada.

Una vez nos encontramos en la panadería y vi que su suéter estaba un poco desteñido y viejo. Entonces pensé que debería llevarla al centro y comprarle uno nuevo. Sabía que, aunque ella lo necesitaba, nunca me lo pediría, así era ella. Pero siempre tuve otras cosas que hacer y mi madre siguió con su suéter viejo.

Recuerdo su último cumpleaños. Le mandamos unas flores blancas bellísimas con una nota que decía: “Lamentamos no poder estar contigo en esta fecha, pero con estas flores te enviamos todo nuestro amor”. Esa tarde había un programa de televisión muy importante y por la noche estábamos invitados a una fiesta.

Y recuerdo la última vez que vi a mi madre viva, fue en la boda de un primo, se veía más viejecita y cansada. Entonces pensé en mandarla a unas vacaciones con su hermano en la costa. Para que tomara el sol un poco y no se viera tan pálida. Pero nunca lo hice, siempre tuve supuestamente cosas más importantes que hacer.

Si yo pudiera volver atrás las hojas del almanaque, le compraría todos los suéteres del mundo, la llevaría al cine y pasaría todos sus cumpleaños a su lado. Si yo pudiera regresar en el tiempo la mandaría a ver a su hermano y a todos los sitios que quisiera ir. Pero es muy tarde ya.

Ella está en el cielo y yo estoy aquí enfermo del corazón por todas las oportunidades perdidas.