Imagen relacionadaUn transeúnte se detuvo un día ante una cantera en la que trabajaban tres compañeros.

Preguntó al primero: “¿Qué haces, amigo?”

Y este respondió sin alzar la cabeza: “Me gano el pan”.

Preguntó al segundo:  “¿Qué haces, amigo?”

Y el obrero, acariciando el objeto de su tarea, explicó: “Ya lo ves, estoy tallando una hermosa piedra”.

Finalmente preguntó al tercero: “¿Qué haces, amigo?”

Y el hombre, alzando hacia él unos ojos llenos de alegría, exclamó: “¡Estamos edificando una catedral!”.

Anuncios